19.2.08

Encuentra las 77 diferencias.

Después de una semana con gripe de baja intensidad y días que ahora son un recuerdo difuso me tuve que recuperar el sábado con un fin de semana de hiperactividad. El sábado decidí ponerle fin a un pequeño arreglo en el baño que llevaba en punto muerto casi 2 años. Tuve la suerte de que me llegara la masilla de relleno que me quedaba justo hasta el final. Se nota la diferencia?

Como había tardado menos de lo que había calculado, decidí apuntarme a la tarde de esquí con el mono, a la que acabamos yendo los dos solos. Como todos los viajes en el McBuga, nos hicimos la RoadTripPhoto de rigor. Qué recuerdos tan bonitos de cuándo subíamos el terrícola y yo de adolescentes en tren y funicular a esquiar a Valcotos y Valdesquí. No estaban abiertas todas las pistas de Sappee, pero como tampoco había mucha gente pudimos disfrutar de nuestras buenas bajadas de esquí y nuestros saltos 'vertiginosos', hasta que vimos a los que saltaban de verdad y nos dedicamos a otra cosas menos vergonzantes. Una cosa excelente de las pistas de esquí en Finlandia y que no recuerdo haber visto en España (hace mucho que no esquío allí) es que hay cabañitas con su fogatita al borde de la pista de esquí. Después de 2 horas esquiando y cuando amenazan los dedos de los pies con congelarse, es un gustazo asarse unas salchichas y recuperarse con una cerveza bien fría.
A la vuelta estaba listo para el edredón, pero la insistencia del mono y el reciclaje de 2 mandarinas con la cáscara ya dura en sendos cubatas me hizo cambiar de opinión. Bajé al Dog's Home viejo a esperar a que el makako saliese del concierto de 23pistepirkko 22pistepirkko para quemar la ciudad. Pero en el Dog's Home estaba Jesse contando batallas y se dedicó a hacerme avanzar mi asimilación finlandesa a base de Laku y Jaloviina. Laku es como las pastillas de Fisherman's Friend, licuadas y con alcoholazo. Parecido al Fisu, de hecho, aún no se cual es la diferencia. El Jaloviina es un infierno embotellado, con una parte de coñac y otras cuantas de no se qué bebida. Se supone que se bebe como el whisky, disfrutando del sabor, pero al menos para paladares refinados como el mío esto es pedir demasiado. Al poco llegó Ingo y decidimos darle matarile al mono, que ya no sabía ni comunicarnos en dónde estaba, y nos fuimos al Doris. Cola enorme, pero por suerte se movía y en 15 minutos entramos. En Doris la felicidad conocida. Amigos, conocidos y nuevas amistades. Acabamos en una fiesta post-cierre y llegué a casa a las 4 de la tarde del día siguiente. Es un placer caminar rodeado de nieve y bajo un sol que ya empieza a calentar después de una noche de estas.
Un par de lonchas de jamón, cepillada de dientes y directo a la sauna de desintoxicación al borde del lago. Esta vez la sauna de Kauppi estaba tomada por más de 10 hispanohablantes y los finlandeses que echaban el agua a las piedras se esforzaban en echar mucho para hacerlos salir. Todos contentos, ruido y calor.
Que todos los fines de semana sean tan completos. Feliz semana!
T


4 comments:

Anonymous said...

no sera 22pistepirkko???

ay ay ay...........

- Madero.

Tobias said...

Razón dices, Madero. Ya lo he corregido. Cosas de la inflación ;)
T

Juan de Oyarzun said...

Una de dos: o te vuelves tarumba metiéndote entre pecho y espalda esos mejunjes o te da por recitar como Baudelaire, quien se ponía como una moto con la absenta. Deberías usar esos brebajes para inspirarte. Acaso seas el gran poeta maldito del siglo XXI.

Tobias said...

BUf, la absenta, vaya peligro! Poeta no lo creo, más bien maldito, pero bueno. Acabo de recibir aviso de que has publicado otro texto, voy a verlo. Has visto el comentario que te ha dejado mi colega en tu texto de los VIVA ESPAÑA!!!?
T