3.3.08

SSSIIIIIII!!!!!

Nadie daba un duro por mi. Mis amigos me decían que no fuese, que no lo lograría. Yo fui sólo a probar, a ver cuánto conseguía hacer. Solo la Golfa y Benkku me animaron a ir sin presión. Me contentaba con hacer 1/3 o la mitad, pero al final... LO LOGRE!!! Me esquié el Medio Pirkanhiihto, 45 kms. de esquí de fondo. Los últimos 8 kms. iba aislado de todos los dolores gracias al MP3. Siempre empieza con la misma canción del Danielo, pero gracias a ella saqué fuerzas de flaqueza para el último tramo.

Thorsten, un amigo alemán me tentó hace una semana para ir. Yo sólo había esquiado unas siete u ocho veces al estilo libre, y como mucho 8 kms. Hasta la misma mañana de ayer me lo estuve pensando, pero al final me lancé. Me aconsejaron comer y beber como una mala bestia para no morir en el camino. El resultado fue que antes de empezar a esquíar tuve que ir detrás de un árbol como 5 veces en una hora.
Los 45 kms. estaban divididos en 6 etapas. Al finalizar cada una había unas mesas en las que servían bebidas calientes y frías, pepinillos, pasas (benditas pasas, cómo las odio normalmente) y sobre todo mucho ánimo. Cuando llegaba al final de una etapa, pensando en mandarlo todo a la porra, las calorías nutritivas y humanas me convencían para intentar una etapa más. Durante las 2 primeras etapas incluso fui al ritmo de los del grupo de Thorsten. Luego me caí y los perdí. Incluso ellos, que llegaron entre 50 y 20 minutos a meta antes que yo creyeron que me había rendido a mitad de camino. Es sorprendente cómo contínuamente te adelantan abuelos que han empezado 3 o 4 horas antes porque ellos hacían el recorrido de 90 kms. Los últimos 15 kms fueron los más fáciles desde el punto de vista del recorrido, pero a mi me daban calambres hasta en las pestañas. Los gemelos y los triceps ya no querían funcionar y aunque tenía moral para acabar, dudé que iba a poder hacerlo por el dolor. Menos mal que la música me hizo olvidar los músculos. 5 horas y 8 minutos. No es un gran tiempo, pero dentro del límite y hasta el final.
Aquí una foto en el podio, ya vacío porque los primeros ya estaban en casa disfrutando de su merecida cena. En la boca tengo la medalla que nos dieron a todos los participantes. A los que habíamos participado en los 45 kms. nos dieron media medalla, porque la esquiada de los machotes es el doble. Luego nos fuimos a una sauna que habían alquilado unos amigos de Thorsten, a quienes la empresa pagaba todo. Su novia había hecho comida para todos, y la cerveza entraba como agua. Con la boca pequeña propuse un Doris, pero menos mal que nadie se animó. Imagino las escaleras del Doris y me da escalofríos pensar lo que me harían los gemelos.
Para acabar, y como estamos en elecciones y voy a enviar mi voto por correo hoy, os mando una reflexión de JP, pinchad aquí. Leedlo, pensad y si seguís votando por alguno de los 2 grandes, o no habéis leído o no habéis pensado.

11 comments:

Juan de Oyarzun said...

Amado Tobías:
Tu gesta demuestra que eres un hombre de arrestos y redaños. Yo no habría pasado del primer kilómetro y me habría quedado a tomar una birrita junto a a alguna cálida finlandesa o finlandeso. Tengo que hablarte estos días de la epopeya de un antepasado tuyo, Diego de Almagro, cruzando los Andes casi con lo puesto, a 4.000 metros, a quienes se les caía la carne a pedazos según se iban congelando. El Adelantado, enemigo acérrimo de Pizarro, habría estado orgulloso de ti.

He de disentir en cuanto a tu elección musical. Yo me habría animado con Metallica o algo así, jajaja.

Besitos.

Juan de Oyarzun said...

Por cierto, se me ocurría que es buena idea tu media medalla. Podríamos darles a los políticos haraganes medio escaño. O medio sueldo. O medio coche oficial. O medio uso del móvil que le pagamos todos.

AL hilo de la algarada electoral, creo que me voy a abstener por primera vez en años. Aún atesoro la primera vez que voté por ese adorable trilero y mangante que era Felipe González. Cómo me engaño. Cómo me tragué sus embustes. Llegando ya a mi vejez he decidido que les den morcilla tanto a los rojos que se la succionan a los nacionalistas como a los azules que retozan con los obispos. Además, el voto de un catalán o vasco vale el doble que el mío. Que vote él por mí. Se lo regalo.

JP

Tobias said...

Estoy esperando las aventuras de Diego de Almagro. La cerveza hubiese sido tentadora, si hubiese habido opción a ello. No había bares en el recorrido. Eso sí, las cálidas finlandesas de los puestos de avituallamiento estaba riquísimas. Sus sonrisas daban para esquiar al menos un kilómetro más.
Metallica venía después. Lo que pasa es que la canción del Dani Guerra es siempre la primera que sale en mi MP3, aunque lo ponga en modo aleatorio. El Gran Danielo controla tu electrónica.
El voto del catalán o del vasco vale el doble que el tuyo porque es el valor que le dan las rameras del PP o PSOE. Proporcionalmente tienen los escaños que les corresponde por votos, más o menos. Vota a algún partido de coña, por lo menos te echarás unas risas.
Un abrazo!
T

sucotaipe said...

Eres un campeón!!!Y un poco burro....menos mal que todo fué bien....menudo subidón te habrá dado.
J.

Tobias said...

Jajaj, burro del todo. El subidón aún lo tengo, pero no lo puedo aprovechar. Ayer no me dolía casi nada después de estirar el domingo por la noche, pero ahora es cuando empieza...
Besos!
T

Anonymous said...

JOer, Tobias, ole tus ... narices! Este fin de semana era la transgrancanaria, que es mas o menos una carrerita de sur a norte de la isla atravesando el montañoso y empinado centro. Las distancias podian ser de 85 o 115 kms, y lo cierto es que no tuve el arrojo de meterme en el meollo. Viendo tu gesta me doy cuenta que mi acción (o mas bien falta de ella) solo se puede calificar de cobarde!!.
brindo por ti y tus agujetas !!
fran

Tobias said...

Francesko! Si yo soy capaz de no palmarla en 45 kms. esquiando y de ir vestido de Papa Nöel de saldo, tú hacías la transgrancanaria de corrido. No conozco a persona más profesional del correr que tú. Por cierto, después de los 85/115 kms te llevan a casa de vuelta? Hay sauna? jajaja.
un abrazo!
T

Anonymous said...

mas q llevarte a casa, la organizacion tiene el detalle de acabar la carrera en las palmas, con lo que un vulgo taxi o tu mami con un bocata de papas con mojo vale para el traslado al hospital :). Por cierto, estaba leyendo ahora la apologia al voto diferente de JP, pero hay algo que siempre queda en el ambiente: como quitarme la sensacion que cualquier voto q no sea al PSOE/PP es un voto perdido, un canto de sirena, un brindis al sol?? Es q como salga Rajoy me veo sin trabajo (privatizaran AENA) y sin amor platónico (adios a las bodas gays)

Tobias said...

Bueno, la apología al voto diferente es mía, yo uso la sabiduría de JP para reforzar el 'tanto manga, manga tanto.' Si convences a más peña para que vote al que más le parta, y no al que más pueda oponerse a los otros, seguro que no privatizan AENA y podrás casarte platónicamente.
T

Juan de Oyarzun said...

El otro día desperdicié un par de horas de mi vida viendo el "deváter" electoral entre los dos súper candidatos. Es tan divertido ver como ninguno contesta a cuanto el otro le dice. Era como si yo le preguntase a Tobías que si me ha cogido mis gallumbos de la suerte y Tobías me respondiese que yo le echo demasiada nuez moscada a la bechamel. Así de absurdo, así de descarado, con esa desfachatez flagrante. Están delante de millones de idiotas que los seguimos como perros falderos y contestan lo que les sale de sus gónadas. Esos son nuestros representantes: una cuadrilla de mangantes e ignorantes. Quienes, prácticamente, me restriegan en la cara que da igual las idioteces que cometan porque siempre tendrán su sueldecito vitalicio a cargo de los ineptos como yo. Todos votando como imbéciles a ver quién había sido el mejor, en lugar de ponernos de acuerdo para ir a tirarles huevos podridos y heces pútridas de buey. Los detesto por su insolencia. Me detesto por mi cobardía de no ir a quemar sus mansiones y sus trajes de Armani. Pobre España en donde no tuvimos la bizarría de sacar una afilada guillotina con la que cercenar ilustres gargantas. Qué se puede esperar de un país que jaleó y aduló a un miserable como Fernando VII, que no solo se limpió su real ojete con todas las esperanzas de que esto fuera un país normal sino que tuvo a unas masas humilladas y felices de ser esclavos que lo trajeron en la sillita de la reina al grito de "Vivan las cadenas". Los necios que se quedan afónicos en los mítines aplaudiendo a sus cabecillas son tataranietos de aquellos mansuetos siervos. Qué pena que no tuvimos una guillotina. Y ver rodar la cabeza de tanto jeta, de tanto noble, de tanto rey y de tanto párroco feliz de tener a su pueblo en la ignorancia. El ruido de esa hoja al caer. Chasssss. Y el ruido de cómo cortaría el hueso: clackkk.

Tobias said...

Aux armes citoyens! Formez vous battalions!
Hoy creo que voy a poder escuchar tu buscador!
T