14.4.07

La no-primavera

Aquí arriba es inútil esperar a la primavera tal como nos tiene acostumbrados en otros lugares, en las películas o en el refranero popular. Aquí la primavera no es una estación diferenciada ni trae flores ni olores. Es más bien un híbrido entre verano e invierno. Hoy me he ido a correr porque hacía un sol precioso, casi 15 grados, cantaban los pájaros. Iba con sudadera y tenía calor. Por todos lados están ya las sinivuokko. En cambio, al llegar al bosque a las zonas en las que los árboles impiden que el sol llegue al suelo, aún se ven zonas nevadas. El lago está aún helado, como podéis observar. Como no, tuve la tentación de subirme, pero esta vez sólo al poner un pie los chasquidos eran tan convincentes que pasé de tentar mi suerte. En las fotos veis un pedazo de la placa de hielo que aún cubre el lago. El espesor total son varias capas de estas, pero están vetadas de agujeros, a lo fromage de Gruyere y esto hace que su resistencia se reduzca mucho.









De todas maneras, las hormonas sí que se alteran. La gente sonríe y saluda cuando te cruzas con ellos, las niñas se aligeran de ropa y hasta yo caigo presa de mis hormonas y sucumbo a los impulsos, en este caso consumistas. Ayer me compré una pedazo webcam del Lidl, para que me podáis ver el gepetto desde mi casa, con mi nuevo look de corta duración sin bigote. Ya me han dicho que parezco un enano o un Gartenzwerg. La verdad es que no va mal la cámara:


Y hoy me he comprado una tostadora de pan, para que vengáis a mi casa a desayunar. Basta ya de capitalismo y consumismo desmesurado!!
Por lo demás, el jueves me tomé la revancha por currar tanto el día anterior y me di el gusto de jugar mi primer partido de fútbol al aire libre de la temporada. Además, como los otros tampoco eran demasiado buenos, parecía que yo controlaba y todo. Por la tarde me canearon bien en el Kung Fu y con eso me bastó para no ir a la Boomi, a pesar de los cantos de sirena de Ingo.
Ayer le pegué una buena paliza a Jarkko al squash, aunque está recuperando forma y pronto se cambiarán los papeles, pero lo disfruto mientras tanto. Y por la noche nos tomamos una cervezas en el telakka con la creme de la creme de la ciudad: El Makako, el Kurt, el camarero medio alemán y actor del telakka, la amiguita semi-casi-por-poco-ángel del Mono y yo. Esa noche había concierto de un grupo que le gusta al Madero, Lodger, pero al final estaba demasiado cansado y me fui a casa nada más notar que sobraba...
El otro día comenté las desventajas de vivir solo. Hoy en cambio he de destacar que también da una libertad tremenda. Por ejemplo, te da la libertad de escribir un blog en pelotas mientras perfeccionas la receta del mojito que te acabas de bajar por internet. El tercero ya me va saliendo mucho mejor. Espero que me dure la hierbabuena. Ahora voy a casa de Alex, que están Markku y él viendo Borat para empezar la noche (?!!??!?)

3 comments:

Anonymous said...

Hola Tobias, estás de lo más filosofo. Deseo que disfrutes mucho la primavera finlandesa, tus ejercicios pero no te olvides de limpiar tu casa con frecuencia para que después no se te haga tan CUESTA ARRIBA. Un Abrazo
Laura

Juan Pablo said...

Se ve que eres un hombre que no se arredra ante las decisiones comprometidas. ¿Que hay que comprarse una tostadora? pues adelante: hágase el capitalismo en China y démosles más cuartos. Vemos a Tobía mesándose las barbas y aquilatando una de sus trascendentales determinación.
Me imagino a los Reyes Católicos hablando entre ellos: ¿Qué hacemos? ¿Le damos pasta al retrasado éste de Colón para que deje de darnos la brasa? Que mira que es pesao. Si no ha venido ya más de cinco veces el pelmazo, no ha venido ni una. Y la reina medio sobada, pregunta: ¿Decías cariño?
- Igual que tu madre- farfulla Fernando.
Ay, esas graves decisiones.

Tobias said...

Decías, cariño? Jajaja, qué grande eres, JP.
Un beso, Laura!
T