5.9.07

Lentejasss!!!

Desde la cena de mi cumpleaños hace más de una semana llevo comiendo lentejas. Un kilo de lentejas da para dar de comer a bastante más de 10 personas. Lo que pasa es que parecen tan poca cosa cuando están empaquetadas... Cada día lentejas, con sus valiosos nutrientes y con sus conocidos efectos secundarios. Temo convertirme en una lenteja, sobre todo ahora que llevo una semana de esfuerzo máximo. He empezado 3 cursos nuevos y tengo que hacer un trabajo para otro curso del verano. Uno de los cursos es a 8 kms y la manera más conveniente de llegar es en bici y salgo de allá a las 9, con lo que llego a casa muerto. Entonces es cuando caliento las lentejas. Pero esta noche me ha pasado la cosa más maravillosa mientras me las cenaba, mirando el principio de 'Aguirre, la Cólera de Dios.' Había echado al cocinarlas unos chorizos de esos que llaman jabuguitos e increíblemente un par sobrevivieron a las aves de rapiña y llegaron a mi plato esta noche. Al comérmelos, el sabor me trajo una memoria muy viva de algún restaurante de la sierra de Madrid, los manteles de papel, el pedazo de pan que se empieza a comer impaciente mientras se espera la comida, la chimenea encendida y las típicas sillas macizas de madera con respaldo de cuero fuerte y con remaches de hierro fundido de color negro. No esperaba que estas lentejas tan viejas (y que cada vez saben mejor) me fuesen a dar esta alegría. Mañana me llevaré una tartera con más lentejas a la oficina, ante el desolador panorama de los comedores de la Uni. Por suerte (para él) mi compañero de oficina está de viaje.
Ya tengo ganas de que pasen estas dos semanas, ya que me temo que no vaya a poder salir este fin de semana. Por otro lado, me estoy acostando antes de las 12 estos días y levantando temprano. Igual hasta me convierto en un hombre de provecho.
Besos!
T

4 comments:

Juan Pablo said...

"Al comérmelos, el sabor me trajo una memoria muy viva de algún restaurante de la sierra de Madrid, los manteles de papel, el pedazo de pan que se empieza a comer impaciente mientras se espera la comida, la chimenea encendida y las típicas sillas macizas de madera con respaldo de cuero fuerte y con remaches de hierro fundido de color negro." Tobías, canalla, ahora ya sé que eres un hombre de letras metido a cerebrito. De la belleza de este fragmento se colige rápidamente que sabes mirar y contar cosas. Te felicito, bastardo.

Se me había olvidado decirte que el otro día estuve tomándome, a tu salud, buenos azumbres de vino con tu amigo el capitán Alonso de Contreras. Me dijo que te mandase buenos deseos de hembras cálidas y que brindases por él con ese brebaje que hacen en tierra hereje. Le aseguré que estabas bien y que eras fiel a la verdadera religión. Me dijo que le gustaría haberte celebrado él mismo pero dice estar convencido de que estos cacharros son obra del mismo diablo. Llegó tarde: venía de santiguarle la cara a algún primo en la Cuesta de la Vega. Luego nos fuimos a la tasca de la Calle del León y se acercó Lope de Vega, que ya estrena nueva comedia, y me dio recuerdos para ti. Al volver a casa vi a don Francisco de Quevedo que salía del burdel de doña Paca, y me dijo que te haría un soneto. Pues tienes higados, me dijo, por vivir en esa tierra inhóspita. Como ves todos se acuerdan de ti.
Felicidades, perro.

Tobias said...

Contrasta la rectitud de esos prohombres con la personalidad del contemporáneo de alguno de sus abuelos Pedro (o Lope) de Aguirre: http://es.wikipedia.org/wiki/Lope_de_Aguirre
Saluda a los valientes hijos de satanás de mi parte. El siguiente duelo no será ni de espadas ni de bastos, sino de copas.
Un abrazo!
T

Juan Pablo said...

Menudo personaje Lope de Aguirre, que cometió la osadía de rebelarse contra su rey aunque lo peor no fue eso. Porque gente lúcida, que se alzó contra reyes gañanes e indignos de los siervos que los lisonjeaban, siempre ha habido. Lo más tremendo es que el muy bellaco se atrevió a tutear a Felipe II. ¿Te imaginas? En tiempos en que te degollaban por tratar de vos, el cachondo de don Lope va y trata de tú al rey más poderoso que vieron los tiempos: con dos cojones. La película de Herzog no es que sea muy brillante pero al menos él se acuerda de gente como Aguirre y le hace una película, aquí en España seguimos con el cine de Lavapies, el morito bueno y el travesti que fue ornitorrinco antes de ser mujer en el barrio chino de Huesca. O si no los pestiños de Julio Medem. Por cierto, no digamos muy alto que Lope de Aguirre era vasco y que, como muchos vascos, participó por propia voluntad en esa cosa colectiva en la que todo Cristo arrimó el hombre, antes conocida como España. Recientes investigaciones han demostrado que Lope de Aguirre y Churruca –quién clavó la bandera española a su navío para no rendirla en Trafalgar- fueron honrados gudaris euskaldunes que fueron a América o a palmarla frente a los ingleses, coaccionados a culatazos por la Guardia Civil.

Tobias said...

Jajaja. Me imagino a la Guardia Civil de entonces dando culatazos con Mosquetes de 2 m. Esos sí que debían doler lo suyo.
La peli es un poco lenta, y a veces le falta fluidez, y eso que casi toda está ambientada sobre una balsa en un río. Posiblemente se deba a que la vi en 2 partes y mientras cenaba y me levantaba a por el postre y las servilletas para limpiarme los morros. El mejor de la peli es el ayudante de Aguirre, que cada vez que va a hacer una perrada se pone a cantar 'lalalalalalalala.'
T