30.9.07

Una semana absurda?

Llevo 3 fines de semana sin salir y creo que por eso empieza a parecerme que no ha pasado nada interesante en mi vida. Mientras ceno comida típica Finlandesa, suppilovahvero (Cantharellus tubaeformis) con Karjalanpiirakka trato de recordar algo que haya salido bien esta semana. Al menos el fin de semana pasado llegamos a saltar otra vez desde los 1000m. En la foto parecemos unos presos de las pelis americanas.
Pero durante la semana todo ha sido de lo más tranquilo. Mucho trabajo con pocos resultados, clases, ejercicios. Ah, ahora empiezo a recordar. El miércoles fuimos a ver una especie de show de tragafuegos en el teatro de verano de Tampere, que es al aire libre y el gradería del público se gira. El espectáculo es muy vistoso y valió la pena, y sus 20 euracos. Después fuimos a cenar con el Cejas, que había venido a visitarnos y a demostrarnos que no estaba rabioso, sino más feliz que nunca, realmente contagiaba risas y alegría.
El viernes no salí creyendo que quizás iba a poder saltar ayer. Ayer no salí, creyendo que iba a poder saltar hoy. Pero el tiempo es imprevisible y teniendo que depender de otros para llegar al lugar de los saltos, al final, ni salir ni saltar. Al menos el viernes jugamos al tenis, el Po y yo contra el Mono y su novia. Me da un poco de reparo poner el resultado aquí, así que sólo diré que en hora y media les hicimos 24 veces más juegos que ellos a nosotros.
En Tampere se monta 2 o 3 veces al año el mercado del pescado. Es como una especie de verbena en la que venden varios tipos de pescado, hay un carromato con alguien tocando el acordeón y venden todo tipo de souvenirs y cosas que jamás me hubiese esperado encontrar en un puesto de verbena dedicado a ellas en exclusiva (rollos de papel, limpiacristales de gafas, cocinas). El mejor de este año fue el vendedor de globos para los niños. Es la primera persona que se topó con el escurridizo Yeti y desde entonces el Yeti siempre se esconde cuando siente que algún humano se le acerca. El vendedor era un gigante de unos 2 metros, con la piel roja, una cabeza como las de la isla de pascua. Barba de cosaco y nariz enorme. No se le acercaba un niño! Qué pena que no hiciéramos fotos... Al final fui ayer y hoy. Ayer, después del mercado me vi la parte de Tarantino de Grindhouse, aunque me gustó más Planet Terror de Robert Rodriguez. En el colmo del absurdo, esta mañana, después de 3 semanas (por si no había quedado claro al principio) sin salir, tenía resaca (!!??) Cómo es posible, sin beber? Igual fue porque anoche unos borrachos de mi edificio me despertaron cuando salían de juerga, golpeando el ascensor y rompiendo el cristal de la entrada. Por lo menos gritaban lo suficientemente fuerte para que a todos les quedase claro que eran borrachos Finlandeses y nadie se pueda creer que fuimos alguno de los 3 extranjeros que vivimos en nuestro edifico.
Y finalmente hoy, día cultural por el día de Tampere. Muchos museos gratis o a precios reducidos, así que fui con Claudia a una exposición de una princesa China y otra de bicis. Guaaauuu! Bueno, no estuvo tan mal. Había una bici de esas de rueda delantera enorme y trasera diminuta que se podía probar.
En fin, como siga creo que voy a llorar, así que me despido deseándoos a todos una feliz semana. Que venga llena de aventuras!
P.S: Acabo de recordar que el miércoles también fui profesor sustituto de alemán en una clase de niños de tercero a quinto. Eso sí que fueron 3 horas duras!

3 comments:

Juan Pablo said...

Tobías, hombre, no tienes que sentir desdoro porque tus fines de semana o tu existencia en general sean grises. Yo mismo vivo rodeado de grisura. En mi trabajo radiofónico me estimulan constantemente para que sea un tipo gris y sin alicientes. Menudo rapapolvo y charlotes me echaron por hablar de unas lesbianas a las que había visto ¡¡¡dándose un beso !!!. No es que yo sea un reivindicador de causas sexuales. Incluso me llega a aburrir tanta salida del armario y plumífero insoportable. Pero las vi besándose en un autobús y me gustó y lo conté. Lo hacían como si les importase un maldito carajo lo que pensáramos los demás y esa insolencia me encantó. Mi jefa no sólo me reprochó que hablara de lesbianas indecentes que se besan con lengua, sino que me hizo tachar una frase del texto que iba a grabar ese mismo día. Eso sí: luego en las encuestas todos somos súper modernos, híper progres y nos parece súper maravilloso que se casen los gueis. Lo que mi jefa gris esgrimió como motivo de su censura fue la gran excusa de nuestros tiempos: que no se ofenda nadie. Yo creo que era su propio pudor proyectado sobre el resto de la humanidad (como en ciertas bodas germánicas) pero no me las quise dar de froidiano, no fuera que me pusiese de patitas en la calle. Lo gris manda Tobías. La grisura está de moda. Es normal que se nos pegue. Como los bostezos.

En cuanto a tus museos, te diré que el otro día fue la Noche Blanca en Madrid. Y ahí estaban las riadas de gentes haciendo cola como mentecatos en la puerta del Museo del Prado: un museo que se pasa el año muerto de risa. Menos mal que se apiadan los japoneses. Pero basta que nos digan que lo van a abrir por la noche y gratis para que avancen en tropel miles de madrileños, dándose codazos para echarle un vistazo a los cuadros, como si les fuera la vida en ello. Qué mundo tan absurdo. Por cierto, en el Prado está ese genio que es Goya. Nadie como él retrató lo que somos: dos palurdos enterrados hasta las rodillas matándose a garrotazos.

Tobias said...

JP, la grisez es como es como una ventosidad de fermentación aumentada. Al poco tiempo te acostumbras, pero cuando la olisqueas por primera vez es lo peor que te pueda pasar. Esto me hace plantearme si hasta ahora no estaba viviendo en gris o si símplemente ha cambiado el tono de gris y, como no estaba acostumbrado a éste, percibo el pestazo.
En cuanto a las proyecciones, di BASTA YA! Basta ya de mujeres que te digan 'que no se ofenda nadie.' La próxima vez que veas a las dos chicas besandose, bésalas tú también y cuéntalo en la radio. Por cierto, puedo escuchar tu programa por internet? Cómo lo pillo?
Un abrazo!
T

Juan Pablo said...

Claro, hombre. Tu hazme propaganda por las tierras herejes, a ver si una ubérrima y cálida finlandesa quiere calentarme los pies en las gélidas noches invernales. Te paso el enlace http://www.rtve.es/rne/audio/sr5.htm

El microcagadaprograma es emitido a las 09.51, (hora ejpañola) minuto arriba, minuto abajo, pero como solo dura unos 180 segundos no te da tiempo a aburrirte. Básicamente es como una crónica leída en voz alta. Luego lo repiten cuando les da la gana y si les da la gana no lo repiten que para eso estamos en España.

Tomo nota de tus ánimos para que me entrometa en el amor lésbico. Gran idea.