2.5.07

Tobiakki

Estáis aburridos de darle todos los fines de semana a lo mismo? Os sale el cuba libre o el whiscola por las orejas? Os propongo el Tobiakki, divertida bebida con postre como producto colateral. Gracias a la sabiduría pasada de madres a hijos durante varias generaciones (aún no se cómo justificar la continuidad de esta tradición) el Tobiakki fue destilado por primera vez en Finlandia hace varios años. Desde entonces los más avanzados investigadores trabajan en su desarrollo y perfeccionamiento. Ahora Bodegas Hervanta abre la receta para que las aportaciones de la comunidad ayuden a mejorar aún más el delicioso licor.
Tómese una botella de licor, a ser posible Vodka y sin dosificador. Añádasele gominolas de Coca Cola por la boca de la botella hasta llegar a llenar entre 1/4 y 1/3 de la botella. Ciérrese bien la botella y déjese el potingue reposar entre 1 y 2 días. El resultado debe parecerse a esto:
Después del proceso de simbiosis, extraigase la masa informe del fondo de la botella. Para ello se recomienda trasvasar antes el preciado Tobiakki a otro recipiente. La masa gelatinosa se puede conservar en un cuenco y después de unas horas en la nevera hará un postre excepcional. Retórnese el Tobiakki a la botella, enfríese y disfrútese con moderación. Es importante no echar demasiadas gominolas o dejarlas demasiado tiempo, ya que puede el Tobiakki puede acabar como masa gelatinosa de difícil deglución.
El efecto energetizante se puede comprobar en la siguiente prueba comparativa entre otra bebida y el Tobiakki.


Armados con la botella de la foto, nos adentramos en la noche previa al Vappu, que es el fiestorro del 1 de mayo y bienvenida al verano en Finlandia. Es el primer día en el que los finlandeses salen a pasear en masa por las calles, borrachos o serenos. Yo salí con ventaja y tuve tiempo de ofrecer el delicioso elixir a un chaval que resultó ser menor de edad. En mi defensa, iba disfrazado con una máscara de esas de mono de goma y además, él amablemente rechazó la invitación. A la media hora me cazaron la Golfa, el Ruso, el Mono, su hermano y el Hamburgueso y nos encaminamos el Yo-talo. Nada de colas, entrada gratis, perfecto. Excepto que no había demasiada gente. Alex tuvo destellos de sus peores tiempos, pero pronto se tranquilizó, con lo que todo se quedó en unos pocos mogollones y bailes saltarines. Al ver que lo único que fluía eran los chupitos inferiores al Tobiakki que sacaba el mono sin parar, decidí darles matarile y me escapé rumbo al Doris, al otro lado de la ciudad. Cuando llegué, creí que sería el final de mi noche. Cola de al menos una hora para entrar. Ya me disponía a tirar la toalla cuando alguien me llama desde el principio de la cola: "Tobias, aquí!" Eran Lumi, Hanna y otras amigas de Seela que me invitaron a unirme a ellas. Las reticencias de los siguientes en la cola fueron rápidamente disueltas con el Tobiakki que quedaba. Después de poner caras como en la tercera foto, nadie quería discutir más.
Así pues, tuve la suerte de poder entrar al Doris y disfrutar de un par de horas. En el Doris estaban Markku, Alejo y Riikka, aunque a estos dos sólo los vi al final. Apareció Kurt, y me sacó la cartera del pantalón y se iba directo para la barra a pedir. Menos mal que le cacé antes de llegar (persecución entre una tortuga y un caracol) y recuperé mi cartera tras un buen apretón de mano... Los últimos minutos los pasé hablando con Johanna, la amiga de la novia del Polla, que se había aburrido de rechazar borrachos. A la salida, Alejo y Markku se fueron a por la pizza de rigor y yo a por mi bici. Me llamó el mono para decirme que estaba volviendo a Hervanta andando con su hermano y me pasé todo el viaje de vuelta en la bici intentando alcanzarlos, pero al final no los vi porque los muy perros volvieron en taxi. Me lo creo todo...
Espero que hayáis pasado un buen puente.
T

6 comments:

Juan Pablo said...

Se percibe con claridad que Tobías es un admirador de los literatos y pintores del siglo XIX. No sólo los lee, sino que ahora destila y bebe absenta. Manet y Baudelaire se cogían unas cogorzas de aupa con el fruto del ajenjo. El gran Oscar Wilde, que también se agarraba buenas tajadas de absenta, habría bebido Tobiakki hoy en día. Inclusive el pobre Van Gogh, ebrio hasta el corvejón de absenta, se cortó una oreja mientras retozaba en una casa de lenocinio con una mercenaria del amor . A quien, por cierto, le regaló la susodicha oreja.
Aprovechamos la ocasión para implorarle encarecidamente a Tobías que no se corte ningún apéndice en sus trances extáticos.

Tobias said...

A ver si en la siguiente entrada recuerdo incluir la performance con Absenta de Jesse la noche del martes...
T

Meninjana said...

Hummm... hace unos años estuve por allí por estas fechas y sólo llegue a ver los restos de la fiesta...Todavía me acuerdo de una "historia de amor" entre Alex y los extintores... Besos gominolosos.

Tobias said...

Jajaja, Alex ha evolucionado y ahora ama a las mujeres españolas. Sigue alguna lógica esta evolución? Cuélganos algún cuento en tu bitácora, Mercedezz.
T

pink panter said...

Y por qué no?

MANIFIESTO EN DEFENSA DE LA MUJER IBÉRICA.

Después de observar y experimentar los diversos protocolos de seducción, se han detallado los siguientes casos de estudio:
1. El tipo albañil: este espécimen es el que pretende conquistarte lanzándote piropos al estilo Torrente cual dardos de amor que te dejan sorda.
2. El borracho baboso: pertenece a la clase de los que te agarra como un pulpo con su aliento perjudicado, muy probablemente después de haberle tirado los tejos a la mitad del local y hasta a la columna del fondo.
3. El chulito: este es de los que te hace un favor por hablar contigo mientras se mira en el espejo de la barra para ver si su cara es simétricamente perfecta y si su pelo mantiene su forma inicial.
4. El majo: es un tío tan encantador que entablas con él un interesante debate sobre cualquier tema de actualidad y que malinterpreta tus intenciones hacia él por haber sido simpática.
5. El afortunado: es tu fichaje de la noche por el que estás decidida a intentarlo todo, quizás no de una manera directa es verdad, pero al que te encargarás de seducir, insinuarte y con el que emplearás todas tus armas de mujer ibérica.
Es cierto que culturalmente en esta España nuestra, estamos acostumbradas a este cortejo nocturno en el que ellos suelen dar el primer paso. Y si fueran otras las reglas del juego de la seducción, que tanto nos gustan a las mujeres y que a veces tan poco respetan algunos hombres, seríamos mucho más amables. La experiencia nos demuestra que a veces las señales que mandamos a favor o en contra no son interpretadas correctamente y eso hace que surjan equívocos. Por eso pensamos que deberíamos ser más distantes en nuestra próxima entrega. Quizás y al final de todo sea puro instinto de supervivencia. Nuestra perspectiva sentimental de ver el mundo nos lleva a ello. Puede que esto se arreglara si fuésemos más claras, pero lo interesante de una conquista es ese juego que hace que el fin sea de lo más placentero, algo que vas mirando, preparando, saboreando, y cuando llega el deseado sí por ambas partes, es de las cosas más deliciosas que se pueden no contar. Porque a buen seguro toda esta diversidad discotequera será maravillosa en otras circunstancias, pero en el momento crítico no se les nota nada…
Admiro el arrojo de las mujeres finlandesas, promovamos la igualdad! Pero defendamos también la diversidad. En el fondo sentimentalmente, hombres y mujeres somos sutilmente diferentes. Ellos más inmediatos, nosotras más soñadoras, norte o sur, dulce o salado, aquí está lo rico y encantador de la atracción de los distintos sexos, de las diferentes culturas, ambos tan apasionantes… Lo que me fascina de los hombres es lo maravilloso de su psique, tan práctica, tan resolutiva y a la vez absolutamente arrebatadora. La mujer ibérica es la que le respeta porque sabiendo que es diferente se siente hechizada por lo opuesto, de ahí viene el macho ibérico, jajajajaja…
Que conste sin lugar a dudas, que las ibéricas también sabemos responder afirmativamente y que hacemos por el sí. Cuando un hombre nos atrae, o bien le mandamos gran cantidad de señales que es perfectamente capaz de entender, o bien damos nosotras el primer paso. Jamás nos quedamos sin hacer nada! Porque cuando la española besa, es que besa de verdad!!!
En el fondo creo que siempre podemos llegar a un buen acuerdo, no crees? ;)

Tobias said...

Jajaja, Pantteri, has malinterpretado mis palabras como ataque a la mujer peninsular cuando puse que "Alex ha evolucionado y ahora ama a las mujeres españolas. Sigue alguna lógica esta evolución?"
La lógica difusa que yo buscaba es la de la evolución del amor por los extintores al amor por las mujeres españolas, si habría algún nexo entre ambos (color, presión, funcionamiento, algo?).
Estaría bien que el Polla, maestro en clasificaciones de especies comentase, ampliase o rebatiese tu clasificación. Yo creo que, dependiendo del estado de ánimo y otros factores, cada hombre puede aparecer en varias o todas de tus clasificaciones.
Como bien dices, hay tantas posibilidades de que las 'señales' lleguen alteradas que no tiene sentido ser borde de primeras. Con lo cegato que estoy, la mitad de las pocas veces no veré las señales para mi y la otra me apropiaré de señales para aquél campeón que está a mi lado.
Un beso!