30.5.07

V

Victoria! Hemos ganado un partido de fútbol en la liga de acabados de Tampere por 2 a 0! Y yo he marcado el gol de la tranquilidad! Finlandia, el país de las oportunidades, incluso para inútiles del balompié como yo.
Un abrazo!
Tobialdinho

3 comments:

Juan Pablo said...

Hace muchos años, casi en el Jurásico, estaba yo recién llegado de Sudaquilandia (sí, soy sudaca y más español que Carod Rovira) cuando se me antojó un uniforme de balompié. No andaba yo muy ducho en las rivalidades enconadas que existían entre las hinchadas así que me compré, con los maravedíes de papá, un precioso traje de pequeño balompedista azul con rayas granates.
Bajé todo cándido a patear mi súper Tango Adidas cuando me apercibí de los ojos inyectados en sangre de mis convecinos. ¿Cómo podía saber yo que vestirse un uniforme del Barça en un barrio de Madrid era como aparecer en tanga en una convención de talibanes? Yo era un infante candoroso, exento de malicia, y no entendía que los colores propios se defienden hasta la muerte y que las franjas contrarias se odian hasta el infierno. Luego reparé en que es algo universal y muy habitual en política: pues siempre se vota al de nuestra ideología, da igual las barbaridades que hagan.

P.D - Si encuentro una foto que tengo con Arconada te la mando.

Tobias said...

Estaba pensando en qué sería el siguiente paso: que los políticos dirimiesen sus diferencias en un campo de fútbol. Pero visto el panorama, el campo estaría construído sobre un terreno recalificado, el árbitro sería nombrado por el equipo con más jugadores y jugadoras, al 50%, claro, una parte de las gradas querría desconstruirse del estadio y el público gritaría BEEEEE o III-AAAHHH...
T

Juan Pablo said...

Egregia metáfora sobre lo que es nuestra adorada y miserable España. No se podía haber dicho mejor.